La escapada de esta ocasión se debe a una oferta muy tentadora de fin de semana que Inma encontró a través de Internet en el hotel La Moragona, en pleno corazón de La Mancha, que incluía alojamiento, desayuno y una cena de regalo. Enseguida nos pusimos a investigar y descubrimos que tanto el castillo de Belmonte como la localidad de Alarcón se encontraban muy cerca de allí, de modo que no nos lo pensamos y llamamos a nuestros buenos amigos Ana y Gabi, que ya nos han acompañado en otras escapadas por la geografía española, para que volvieran a escaparse con nosotros. Dicho y hecho.

Si bien el castillo de Belmonte ya merece por sí solo una visita, el pueblo de Alarcón es un complemento perfecto. Ambas visitas representan una nueva incursión por tierras manchegas después de nuestra escapada a la ciudad de Toledo en 2010 y a Cuenca en 2012, aunque estamos seguros de que no será la última.

¡Allá vamos!


ITINERARIO
DÍA 1: BELMONTE – SAN CLEMENTE
DÍA 2: ALARCÓN