La región de la Provenza es del color verde de sus prados y del turquesa de las ventanas de sus casas. Huele, como no podía ser de otra manera, a lavanda y a perfume fresco. Adentrarte en la Provenza es adentrarte en las calles de piedra que conforman sus bellos pueblos. Pero sobretodo adentrarte en la Provenza es adentrarte en la historia del arte de finales del siglo XIX y de principios del XX.
Alguien podría pensar en una hermosa casualidad, que tantísimos artistas de renombre histórico tuviesen como denominador común esta parte del mundo. Sin embargo, cuando uno viaja a la Provenza se da cuenta de que no sobran motivos para encontrar allí la misma inspiración que encontraron ellos y desear quedarte para siempre.

 ITINERARIO