Un regalo fue el origen de este viaje improvisado. Resulta que al padre de Inma, Manuel, siempre le ha entusiasmado el misterio que rodea al círculo de piedras megalíticas de Stonehenge, uno de los monumentos prehistóricos más importantes del mundo. Y resulta que Manuel comparte con su consuegra Victoria, mi santa madre, la pasión por este tipo de monumentos y de misterios. En este sentido ambos se declaran serios escépticos de las teorías tradicionales que, valiéndose de los restos arqueológicos y un método científico, tratan de buscar siempre la explicación más racional y plausible. Por contra, ellos gustan de escuchar otras explicaciones, teorías que apuntan a la intervención extraterrestre en las culturas primitivas.

Pues bien, se acercaba el cumpleaños de Manuel y no se le pudo ocurrir mejor regalo a su hija para su padre que cumplir su gran sueño, un viaje exprés al sur de Inglaterra para ver en vivo y en directo esas famosas piedras. Un viaje que involucraba en primer lugar a su mujer Rosa, mamá de Inma, y a nosotros mismos como guías de la expedición. Pero esta aventura no hubiera estado completa sin que mis padres también se apuntaran, dado que mi madre Victoria compartía el mismo sueño que mi suegro. De modo que este será nuestro primer viaje en la que viajaremos los 7 juntos, incluyendo por supuesto a la pequeña viajera Elia (Inglaterra será su segundo destino extranjero tras nuestra ruta por Alsacia).

Así que el objetivo principal era visitar Stonehenge en una escapada que duraría 4 días, tiempo suficiente no solo para conocer el monumento megalítico, sino también para aprovechar y visitar lugares cercanos. En este viaje conoceremos también dos ciudades imprescindibles para cualquier amante de la historia y la arquitectura, Salisbury y Bath, dueñas de tesoros inmemoriales. Y por supuesto también una de las regiones más bellas de todo el país, la campiña inglesa o The Cotswolds, cuyos pueblos repletos de rincones escénicos son de una belleza indescriptible.

Para este viaje, y aunque nos costó bastante decidirnos, nos decantamos por elegir dos alojamientos en vez de uno con el fin de aprovechar mejor el poco tiempo del que disponíamos. El primero de ellos se encuentra en pleno corazón de los Cotswolds, The Green Dragon Inn, un hotel de estilo tradicional pero que dispone de todas las comodidades modernas, además de pub y restaurante, lo reservamos a través de Booking. El segundo está ubicado a medio camino entre Bath y Salisbury, una casa lo suficientemente grande para los 7, situada a las afueras de la localidad de Westbury y reservada a través de Airbnb.

¡Qué ganas tenemos de que nos acompañes en esta nueva aventura cantinelera! ¿Estás listo/a? ¡Pues arrancamos!

ITINERARIO
DÍA 3: STONEHENGE – SALISBURY – LACOCK (próximamente)
DÍA 4: VISITA DE BATH