Alcalá de la Selva – Rubielos de Mora

Nos levantamos con todo el día por delante para aprovechar antes de volver a casa a última hora de la tarde. Cogemos el mapa turístico de la provincia de Teruel: hoy nos apetece perdernos por algún pueblecito y quizás alguna ruta de montaña a pie. Preguntamos al recepcionista del hotel y muy amablemente nos aconseja ir a Alcalá de la Selva, no muy lejos de allí, a solo 30 minutos.

alcala
Itinerario

Llegamos a Alcalá de la Selva sobre las 11h de la mañana y empezamos a recorrer este hermoso pueblecito, ubicado en pleno corazón de la Sierra de Gúdar, en el curso alto del Río Alcalá. Nos dirigimos directamente a la pequeña oficina de turismo, donde nos recomiendan visitar la Iglesia de San Simón y San Judas, de finales del siglo XVI, y subir a ver el Castillo, construido de nuevo gracias a la iniciativa de los Fernández de Heredia, en el siglo XIV. Desde allí se obtienen unas fabulosas vistas de todo el pueblo, con su graderío de casas solariegas colgadas sobre el valle.

 

DSC_0332
Alcalá de la Selva

En la oficina de turismo también nos recomiendan una ruta senderista que te lleva a ver unas cuantas cascadas naturales, en medio del bosque, así que no lo dudamos y nos dirigimos a las afueras del pueblo para recorrerla. Y es que, de vez en cuando, también nos gusta saborear la naturaleza en todo su esplendor.

Al terminar esta pequeña ruta decidimos regresar por la misma carretera, pasando Mora de Rubielos de Mora, y detenernos en Rubielos de Mora, donde lo primero que hicimos fue comer en un buen restaurante (un capricho a veces no viene nada mal…), y más tarde darnos un buen paseo por este precioso pueblo, otro de los que uno no debe perderse si viaja a Teruel. Es otro de esos sitios en los que uno puede oler a Medievo…

Como no queríamos regresar tarde a casa (nos esperaban más de tres horas de viaje) decidimos recorrer el casco antiguo sin detenernos demasiado. Así, entramos por el fabuloso Portal de San Antonio, una torre de estilo gótico por la que entraban al pueblo las personas ilustres de antaño, y quiénes más ilustres que nosotros para cruzarla en pleno siglo XXI.

DSC_0399
Portal de San Antonio

Justo enfrente, una vez cruzado el portal, se encuentra la Casa Consistorial, que alberga el Ayuntamiento y la oficina de turismo. Es uno de los palacios renacentistas más interesantes de la zona y como estaba cerrado, tuvimos que conformarnos con echar una foto al patio interior desde la puerta.

DSC_0382
Interior de la Casa Consistorial
DSC_0385
Fachada con la Fuente de la negrita

Callejeamos por el hermoso pueblo, que estaba casi desierto a primera hora de la tarde. Pasamos delante de la Iglesia de Santa María, del siglo XVI, y del monumento al toro embolado, obra del escultor Gonzalvo.

Por desgracia, era la hora de volver a casa, así que regresamos al coche, llenamos el depósito en una gasolinera y nos despedimos de Teruel y de Aragón hasta una próxima vez.

Esperamos que hayáis disfrutado de esta escapada de tres días a una de las regiones menos pobladas de España pero con un encanto sin igual. ¡Viva Teruel!