Salimos desde el aeropuerto de Barcelona con casi una hora de retraso, sobre las 8:00h de la mañana con la compañia Vueling y llegamos al aeropuerto Franz Joseph Strauss de München unas dos horas después.

Una vez en el aeropuerto, compramos nuestros tickets para el S-Bahn (tren de cercanías) para trasladarnos a la estación central de Hauptbahnhof de München, a pocos minutos de la cual habíamos reservado nuestro hotel. El trayecto duró unos 40 minutos y al llegar tuvimos que andar unos 10 minutos hasta el hotel. De todos los hoteles que tuvieran una mínima relación calidad-precio, y teniendo en cuenta lo difícil que resulta encontrar un hotel barato en esta ciudad, creo que este hotel era de lo mejorcito que había. Lo que hicimos fue dejar las maletas en el hotel nada más llegar para poder empezar a visitar la ciudad, ya que teníamos solamente ese día para conocerla.

Lo primero que hicimos fue seguir toda la Bayerstraße en dirección al centro, pasando por debajo de la Karlstor (una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad), hasta llegar a nuestro primer destino, la iglesia de Sankt Michael Kirche, el templo renacentista más grande al norte de los Alpes, y en cuya cripta se encuentra la tumba del rey Ludwig II de Baviera, la figura por la cual habíamos decidido hacer este viaje.

munich4

Fachada de Sankt Michael Kirche

Seguidamente, después de reponer fuerzas comprando unos paninis y unas cocacolas en unos de los tantos kioskos que hay por toda la ciudad, nos dirigimos a la plaza principal, Marienplatz presidida por la columna de María en el centro y flanqueada por dos señalados edificios históricos, el Neues Rathaus o ayuntamiento nuevo y el Altes Rathaus o antiguo ayuntamiento. El primero de ellos nos pareció realmente imponente a pesar de que gran parte de la plaza se encontraba en obras como casi todo en Alemania, y del tiempo que no nos acompañó demasiado ese día.

munich5

Neues Rathaus

Retrocedemos unos pasos y nos dirigimos a la catedral de München, Frauenkirche, uno de los principales símbolos de la ciudad debido a sus características torres. En el interior nos sorprendió su inmensa altura así como también la leyenda de la huella del diablo, visible ante la puerta principal de acceso. Como toda la fachada incluyendo las dos torres se encontraban en obras y tapadas por un andamio no pudimos hacer fotos que valieran la pena, pero sin duda bien merece la pena una visita.

De allí nos fuimos a Sankt Peter, cuyo interior es de estilo barroco y aquí sí pudimos hacer fotos.

munich6

Sankt Peter

Como queríamos visitar la Residenz de München, decidimos no subir al mirador de la torre de Sankt Peter y dirigirnos allí directamente antes de encontrarnos con una pareja amiga nuestra que residen en la ciudad. La Resindenz es, a nuestro juicio, el plato fuerte de München: el palacio real fue la sede de gobierno y vivienda de los duques y reyes de Baviera entre los primeros compases del siglo XVI y 1918. La visita se divide en tres zonas diferenciadas: el museo que exhibe el tesoro de la familia Wittelsbach, el palacio real (donde se encuentra el popular Antiquarium, una de las salas más espléndidas, concebida para albergar la colección de bustos del duque) y el teatro Cuvilliés, de un fabulosos rococó.

munich7

Residenz

munich8

La espléndida sala del Antiquarium

Al salir de allí volvimos a Marienplatz para encontrarnos con Vera, una vieja amiga italiana que Rafa conoció hace muchos años y que ahora residía con su marido en la ciudad alemana. Ella fue quien nos llevó a visitar los jardines de la Residenz y luego, después de un paseo, llegamos a los Englischer Garten, un autentico pulmón verde para la ciudad. El jardín es inmenso, uno de los parque urbanos más grandes del mundo, donde se encuentran distintos atractivos como la Torre China o la denominada ola de surf del Eisbach.

munich11

Vera e Inma en los Jardines de la Residenz

munich12

Surfistas en la Ola de surf del Eisbach

munich13

Englischer Garten

Para cerrar el día de la mejor manera posible terminamos en Hofbraühaus, la cervecería más famosa de toda la ciudad y posiblemente de Europa. Allí cenamos con Vera y su marido Mauri, de los cuales aprendimos que la buena amistad permanece siempre intacta a pesar de la distancia.

munich222

Nuestros buenos amigos Vera y Mauri

Pudimos visitar, dentro del mismo recinto la sala donde Hitler daba sus primeros discursos, una sala verdaderamente imponente.

munich14

Sala histórica donde Hitler pronunció sus primeros discursos

munich223

Hofbraühaus

Después de cenar en muy grata compañía, dimos un último paseo por el centro en la noche muniquesa y regresamos al hotel, no sin antes deleitarnos de nuevo con Neues Rathaus.

munich16

Neues Rathaus nocturno

Al día siguiente debíamos madrugar puesto que teníamos que recoger el coche de alquiler lo antes posible para trasladarnos al sur y comenzar nuestra aventura a cuatro ruedas. Así que ¡¡buenas noches y hasta mañana!!

SIGUIENTE ETAPA DÍA 2