Eguisheim – Turckheim – Kaysersberg

Nos levantamos sin prisa pero sin pausa en nuestro apartamento alsaciano, hoy nos esperaba a priori uno de los días más bonitos de nuestro viaje. Lo que no imaginábamos era que lo que estábamos a punto de ver superaría cualquier expectativa, incluso podemos decir que fue uno de los mejores días, no solo de aquel viaje, sino de todos nuestros viajes.

Esa misma tarde tocaría hacer la compra para el resto de días que nos quedaban por delante pero hoy no tenemos nada, así que me toca ir a la panadería más cercana a comprar el desayuno. Por suerte hay una buenísima a unos 5 minutos caminando, ¡qué buenos están los croissants! Hoy visitaremos tres de los pueblos más bonitos de Alsacia: Eguisheim, Turckheim y Kaysersberg. ¿Estáis preparados para acompañarnos?

Pueblo de Eguisheim

Nuestra primera parada del día es Eguisheim, el village preferée des français 2013 (pueblo preferido de los franceses 2013). Esta es una distinción que conceden los propios franceses en una votación conjunta que se realiza una vez al año y en la que, después de elegir a unos cuantos finalistas, se decide el ganador en una gala final. Curiosamente este año la gala coincide con nuestro viaje así que vamos a tener la oportunidad de seguir la votación de este año por televisión, pero eso ya os lo contaremos en su debido momento…

De modo que Eguisheim fue elegido en 2013 por los franceses como su pueblo preferido. También se encuentra en la prestigiosa lista de la Asociación Les villages les plus beaux de France (los pueblos más bonitos de Francia). Por si fuera poco, no eran pocas las personas que nos habían dicho que Eguisheim es posiblemente el más bonito entre los bonitos, entre ellos nuestra amiga Alicia de Trotajoches, que dedicó un precioso post a esta villa de cuento.

Todos estos eran sobrados motivos para que fuéramos con muchas ganas a nuestra primera parada del día. Salimos del parking privado de nuestro apartamento de Colmar y en unos 15 minutos ya estábamos en uno de los aparcamientos (3€ para todo el día) al aire libre habilitados en el exterior del perímetro de las murallas del pueblo. Creo que hicimos muy bien al ir a Eguisheim a primera hora de la mañana, ya que queríamos disfrutar del pueblo sin demasiados agobios y así fue.

Hemos visitado pueblos muy bonitos a lo largo de nuestros viajes (es una de nuestras debilidades, los pueblos con encanto) pero Eguisheim sin duda quedará a partir de este momento como nuestro preferido. Y lo es por una sencilla razón: porque es el más bonito de todos, no hay discusión posible. La única desgracia del asunto es que a partir de ahora compararemos los pueblos bonitos que nos quedan por ver en el futuro con Eguisheim, y la gran mayoría, estamos seguros de ello, quedarán por debajo. ¿Queréis pruebas? Pues aquí las tenéis.

Le Pigeonnier

Una de las extraordinarias peculiaridades de Eguisheim es su forma circular. En su día se construyó una doble fortificación siguiendo dos elipses, a pesar de que el lugar no tenía vocación militar. Hoy en día se han convertido en dos calles paralelas que dan la vuelta al pueblo rodeándolo por completo. De modo que si uno sigue por ejemplo la Rue du Rempart Nord, por cualquiera de sus sentidos, ¡volverá inevitablemente al punto desde donde partió!

Nada más atravesar una de las puertas de entrada al pueblo, torcemos a la izquierda para tomar la Rue du Rempart Sud. Enseguida nos encontramos con el rincón más célebre de Eguisheim y uno de los más fotografiados de toda Alsacia: Le Pigeonnier (el palomar), el cual, dada su curiosa ubicación, divide la calle en dos. Serían las 9.30h de la mañana, una hora perfecta para fotografiarlo sin apenas gente.

alll224
Le Pigeonnier de Eguisheim
alll224-2
Le Pigeonnier de Eguisheim

Rue du Rempart Sud y Rue du Rempart Nord

Estas dos calles son en realidad una, aquella que rodea el pueblo en círculo por su perímetro. Bien podría merecer el título de calle más hermosa del mundo: adentrarte en ella es adentrarte en un cuento de colores que embrujaría el sentido de la persona más cuerda.

alll225
Rue du Rempart Sud
alll226
Rue du Rempart Sud
alll228
Rue du Rempart Sud

Para colmo, estamos en plena época de los villes fleuris (pueblos floridos), cuando una serie de pueblos alsacianos escogidos se llenan de flores, sacando a relucir las mejores intenciones de sus vecinos, haciendo gala de una espectacular demostración de alegría. Así, la magia de las típicas casas alsacianas o maisons à colombages, con su característico entramado de madera construido sobre una planta baja de piedra, cobra más vida y color que nunca.

alll227
Rue du Rempart Sud
alll228-3
Rue du Rempart Sud
alll228-4
Rue du Rempart Sud

Pasear por el eterno círculo sin fin de la Rue du Rempart es como adentrarse en el País de las Maravillas de Alicia o en los dominios de las sirenas de la Odisea: si no estás atento, puedes quedar seducido y atrapado para siempre. De hecho, nosotros teníamos la previsión de visitar el pueblo en una o dos horas como mucho, pero no pasear sin prisas ni obligaciones por Eguisheim debería estar penado por la ley.

alll228-2
Rue du Rempart Sud
alll228-5
Rue du Rempart Sud
alll228-6
Rue du Rempart Sud

Place du Château

Nos dirigimos ahora a la plaza central del pueblo, la Place du Château, presidida por otra de esas fuentes bellísimas que hay por toda Alsacia, la Fuente de Saint-Leon, dedicada al personaje más ilustre de la villa, Bruno d’Eguisheim, que se convertiría en el Papa León IX en el siglo XI.

alll229
Place du Château de Eguisheim, con la Fontaine de Saint-Leon en el centro

En esta misma plaza también encontraremos los dos monumentos más importantes de Eguisheim, el Castillo des Comtes d’Eguisheim y la Capilla de Saint-Léon, ambos situados sobre una plataforma de forma octogonal, recuerdo de los antiguos muros que formaban parte del castillo en época medieval. Ambas construcciones fueron restauradas en el siglo XIX en un estilo neo-romano.

alll229-3
Castillo y Capilla de Saint-Léon
alll229-4
Pequeño jardín del castillo de Eguisheim

Entramos en la la pequeña capilla, de coqueta construcción, también dedicada a Bruno d’Eguisheim. En su interior, encontramos un relicario que contiene una pieza del cráneo del Papa Leon IX, cuya vida se representa en las escenas de las vidrieras.

alll229-2
La pequeña Chapelle de Saint-Léon

Justo en ese preciso instante nuestra pequeña cerecita despertó de su siesta matutina, así que aprovechamos para fotografiarnos en una de las plazas más bonitas, como no podía ser de otra manera, de toda Alsacia.

alll230
Place du Château
alll231
Place du Château
alll230-3
Elia correteando por la Place du Château
alll230-4
Papá Rafa y Elia jugando con el agua de la Fuente de Saint-Léon

A continuación, hicimos lo que mejor se puede hacer en Eguisheim: perdernos. Pequeñas placitas y nuevas calles empedradas llenas de encanto se cruzan en nuestro camino, como también numerosas bodegas de vino familiares. Y es que no olvidemos que Eguisheim es una parada obligatoria en la ruta del vino alsaciana, pues desde tiempos inmemoriales ha desempeñado una rica e intensa actividad vitícola gracias a las fértiles tierras que siempre han rodeado la villa. Hoy en día los alrededores de Eguisheim están repletos de extensos dominios cubiertos de viñedos, vigilados por la imponente silueta de los tres castillos (les Trois Châteaux du Haut-Eguisheim). Antaño, las granjas agrícolas, propiedad de nobles y de ricas abadías, eran lugares de venta y producción, y se encontraban todas agrupadas en el interior de la villa para protegerse de los pillajes, de ahí la construcción de las murallas antes mencionadas. Se calcula que en el siglo XVII habían unas veinte granjas de este tipo en Eguisheim, lo cual era una cantidad considerable para una villa tan pequeña, demostrándose así la importante proyección vinícola del pueblo.

alll233
Paseando por Eguisheim

Église de Saint-Pierre et Saint-Paul

De repente nos topamos con un nuevo templo (¡con la Iglesia hemos topado!), la Iglesia de Saint-Pierre et Saint-Paul, muy cerca de la Place du Château. Se trata de un edificio construido en el siglo XIII, cuya única parte original que se ha salvado de las reformas posteriores es su campanario gótico. En su interior, hay una interesante virgen de madera policromada, una de las únicas en su género que todavía existe en Alsacia.

alll233-2
Église de Saint-Pierre et Saint-Paul
eguis
Interior del templo
eguis-2
Virgen policromada que se abre

Antes de marcharnos de Eguisheim, nos apetece regresar a la Rue du Rempart y a Le Pigeonnier para disfrutarlos una última vez, y es que nos resistimos a irnos de este precioso pueblo de ensueño. A esta hora del mediodía las calles ya se encuentran algo más animadas, aunque todavía es posible pasear sin grandes agobios.

alll234
¿Nuestra foto favorita? ¡Sin duda!
alll233-3
Mamá Inma y Elia en un banco de la Rue du Rempart
alll233-4
Portal de Eguisheim
alll234-2
Volvemos a Le Pigeonnier
alll233-5
Le Pigeonnier

Pueblo de Turckheim

En menos de 15 minutos ya estábamos aparcando el coche en un parking gratuito al aire libre justo al lado de una de las tres antiguas puertas de la ciudad que todavía se conservan, concretamente la Porte de Munster.

alll235
Porte de Munster

La villa de Turckheim supuso la sorpresa positiva de nuestro viaje, no imaginábamos que fuera a gustarnos tanto ya que teníamos muy pocas expectativas. De hecho teníamos en mente pasar de largo en caso de que fuéramos con el tiempo justo. Menos mal que no fue así porque nos hubiéramos perdido una auténtica joya.

alll235-2
Principio de la Rue des Vignerons

Grand Rue

Nada más traspasar la Porte de Munster, la Grand Rue nos regala nuevas casas típicas alsacianas de un gran valor patrimonial. Los colores pastel de sus fachadas son tan variados en Turckheim que costaría contarlos todos. A ambos lados de la Grand Rue aparecen de repente encantadores rincones que no podemos pasar por alto.

alll236
Grand Rue de Turckheim
alll235-3
Fachadas de colores de Turckheim
alll236-2
Rincones con encanto en Turckheim

En Turckheim también encontramos numerosas bodegas familiares que venden sus productos a todo aquel interesado en un buen vino, y es que este pueblo también goza de una envidiable tradición vinícola. A las afueras existe una ruta a pie que atraviesa 3’5 kilómetros de viñedo: se trata del Sentier du dragon (sendero del dragón), cuyo nombre se inspira en una leyenda sobre un dragón que vertió su sangre por estos dominios, una manera muy poética de explicar la tremenda fertilidad de estas tierras. Desgraciadamente nosotros nos quedamos con las ganas de hacerlo pero queda pendiente para la próxima ocasión…

alll236-3
Bodega privada en Turckheim
alll238
Bodega familiar en Turckheim

Otra de las peculiaridades de la villa es la figura del Sereno de Turckheim, un personaje muy querido y carismático que pervive desde hace más de 500 años y que vela por la seguridad de los habitantes, todas las noches en época estival a eso de las 22h.

alll236-4
Grand Rue de Turckheim

Como era ya hora de comer decidimos buscar un restaurante en plena Grand Rue y encontramos el sitio perfecto en Caveau Restaurant la Forge, donde pudimos degustar una exquisita tabla de quesos y dos tartes flambées (una de las comidas típicas en Alsacia, una especie de torta que incorpora cebolla, queso y bacon ahumado), todo acompañado por una copa de vino alsaciano. Además de la deliciosa comida, pudimos disfrutar de las bellas melodías de un acordeón, y es que en la mesa de al lado había un grupo de profesores rusos de música que habían venido a visitar a una amiga suya alsaciana. Nos preguntaron si nos importaba que uno de ellos tocara música mientras comíamos, ¡cómo nos iba a importar!

alll237
Comiendo en Caveau Restaurant la Forge

Place Turenne

Después de reponer fuerzas, continuamos por la Grand Rue hasta llegar hasta la Place Turenne, plaza principal de Turckheim, de forma alargada. En medio de la misma, el Corps de Garde, edificado en el siglo XVI, y otra preciosa fuente a las que nos tiene acostumbrados esta región, levantada en el siglo XVIII.

alll236-5
Final de la Grand Rue. Al fondo, el Corps de Garde y la fuente.
alll238-3
La fuente está coronada por una figura de la Virgen y el niño. Detrás, el Corps de Garde, actual Oficina de Turismo.

En el extremo derecho de la Place Turenne, se encuentra ootro de las antiguas puertas de la villa medieval, la Porte de France.

alll238-2
Extremo derecho de la Place Turenne
alll241-2
Extremo derecho de la Place Turenne, con la Porte de France.
alll241-3
La Porte de France, una de las antiguas puertas de la ciudad.

Al parecer, en la Place Turenne se instala todas las navidades un calendario de adviento gigante en el cual los niños del pueblo abren una ventana cada día a las 17h de la tarde. En el extremo izquierdo de la plaza nos esperan más monumentos dignos de mención por su bella arquitectura, como por ejemplo el Hôtel de Ville, sede del tribunal de Justicia durante el siglo XVII, el Auberge aux deux clefs, un antiguo albergue que data de 1620, y la Église de Sainte-Anne, construida en época medieval y reformada en el siglo XIX.

alll238-4
En el espectacular Auberge aux deux clefs se alojaban los huéspedes más famosos de la villa.
alll240
La Place Turenne
alll239
El Hôtel de Ville y la Iglesia de Sainte-Anne

Aquello que más nos gustó fue el pequeño y cuidado jardín de la plaza, sencillamente precioso. Elia estaba empezando a impacientarse de estar tanto tiempo en el carrito y le vino muy bien corretear por allí durante un rato.

alll239-2
Jardín de la Place Turenne
alll239-3
Papá Rafa y Elia rodeados de verde
alll241
Elia explorando la gran diversidad de plantas y flores en el jardín de la Place Turenne, con el Hôtel de Ville y la iglesia de Turckheim al fondo.

Regresamos en dirección al coche, no sin antes detenernos a fotografiar una de las casas que más me gustaron de todo el viaje, situada en la Rue des Vignerons. A partir de ese momento inicié con mi media naranja una sana discusión acerca de cuál sería nuestra casa ideal, cuyo indicador principal sería la frase: “mira, esa es mi casa”.

alll241-4
Casa amarilla en la Rue des Vignerons de Turckheim

Pueblo de Kaysersberg

Una vez de nuevo en el coche nos dirigimos hacia el último destino del día, al que llegamos en menos de 20 minutos. Este es otro que, al igual que Eguisheim, figura en la lista de los pueblos más bellos de Francia y elegido como village preferée des français el año pasado, en 2017: Kaysersberg. Precisamente nos encontramos todo el pueblo alborotado por esta razón, pues al haber sido elegido el año pasado, le tocaba ser anfitrión de la gala de 2018 que iba a emitirse por televisión al día siguiente. María del blog Descubriendo Alsacia ya nos había advertido de este hecho (¡Gracias amiga!) y aunque esta tarde íbamos a ver algo de animación (técnicos de televisión montando sus aparatos mientras los turistas miran con cara de sorpresa) no podía compararse con el fiestón que iba a tener lugar al día siguiente.

Place de la Mairie

Aparcamos fácilmente en Rue Allée Stoecklin, donde encontré una casa que iba todavía más con mi estilo que la anterior de Turckheim, de modo que me la “agencié” al mismo tiempo que tomaba una foto. Aquello ya empezaba a ser algo enfermizo…

alll242
Casa azul en Kaysersberg

Vamos al centro del pueblo desde allí, dirigiéndonos directamente a la Place de la Mairie, donde se encuentra el Hôtel de Ville, un bello edificio de principios del siglo XVII y, anexo a él por detrás, la Église de la Sainte Croix.

alll242-2
Hôtel de Ville de Kaysersberg, con la Iglesia de la Sainte Croix anexa al mismo, al fondo.

María nos había chivado que si uno entra al patio interior del Hôtel de Ville encontrará una puerta al fondo que da acceso a unas escaleras por las que subes hasta las ruinas del Castillo de Kaysersberg, del siglo XIII, en unos 10 minutos. Desgraciadamente encontramos esa puerta cerrada y desestimé la idea de subir por el sendero largo por el que se tarda una media hora a pie, sin embargo sí que pudimos fotografiarlo desde la parte trasera del edificio, concretamente desde el Jardin des senteurs, donde un inmenso mar verde de viñedos cobija la imponente torre del homenaje del castillo.

alll242-3
Patio interior del Hôtel de Ville
alll243
Jardin des senteurs, con la torre del homenaje del Castillo de Kaysersberg al fondo.

Place Jean Ittel

Retrocedemos y nos dirigimos ahora a la Église de la Sainte Croix, templo del siglo XIII reformado en el siglo XIX. Antes de entrar nos maravillamos con la plaza que se encuentra justo delante de su fachada principal, la Place Jean Ittel, un nuevo lugar que añadir a la lista de nuestros rincones favoritos alsacianos.

alll250-4
Lateral de la Iglesia de la Sainte Croix
alll244
Place Jean Ittel

El interior de la iglesia es sobrecogedor. Destaca sobremanera su espléndido Retablo de la Pasión de Cristo, realizado en 1518 por Jean Bongart, una maravilla que conviene admirar con toda la atención posible.

alll244-2
Retablo de la Pasión de la iglesia de Kaysersberg

Al salir nuevamente al exterior, volvemos a caer rendidos ante la belleza de la plaza decorada con flores y presidida por una fuente cuyo estilo nos hipnotiza hasta tal punto que no podemos evitar acercarnos a contemplarla. Se trata de la Fontaine de l’Empereur Constantin. ¿Cómo pueden ser tan bonitas las fuentes aquí? Mejor aún: ¿cómo puede ser TODO tan bonito?

alll244-3
La Place Jean Ittel decorada con flores
alll250-2
Fontaine Constantin

Continuamos hacia adelante por la Rue du Géneral de Gaulle donde empezamos a darnos cuenta de que nos encontramos en el primer pueblo que podría rivalizar con Eguisheim en belleza. En esta calle hay casas cuya construcción se remonta a los siglos XVI y XVII, pero lo mejor aún estaba por llegar.

kay
La Maison Loewert, del siglo XVI
alll245
Rue du Géneral de Gaulle
kay2
Place du 1er RCA
alll245-2
Rincón de la Place du 1er RCA

Pont fortifié

Llegamos a uno de los símbolos de Kaysersberg y también de los más fotografiados, el Pont fortifié (puente fortificado), construido en 1514. Y es que si algo tiene Kaysersberg que lo hace especial y único (algo de lo que carecen la mayoría de los demás pueblos de Alsacia) es que es atravesado por un río, el Weiss. Las vistas que hay desde este lugar fueron de las mejores de todo el viaje y justifican por sí solas una visita a Alsacia.

alll248
El Pont fortifié. En medio del puente se construyó una pequeña capilla que alberga la imagen de una virgen del siglo XVIII.
alll246
Vista desde el puente. A la derecha, la Chapelle de l’Oberhof, erigida en 1391.
alll247
Río Weiss a su paso por Kaysersberg
alll247-2
Casas de Kaysersberg

Aunque parezca imposible, las inmediaciones del Pont fortifié son igualmente bellas y dignas de visitar. Justo al lado del puente hay una antigua panadería de 1616, una casa renacentista de 1592 y la llamada Hostellerie du Pont, del 1600. Ahí es nada…

alll248-2
Casa cercana al Pont fortifié

Antes de cruzar el puente, nos dirigimos a la Rue des Forgerons, otra de esas calles que parecen sacadas de un cuento de los Hermanos Grimm. Aunque lleve a las afueras del pueblo, recomendamos encarecidamente llegar hasta el final de la misma y dar la vuelta para recorrerla en sentido opuesto antes de seguir nuestro camino.

alll245-4
Rue des Forgerons
alll245-3
Inma posando con un maniquí con el típico traje alsaciano, en una tienda de la Rue des Forgerons.
alll245-5
Casas de la Rue des Forgerons
alll245-6
Rue des Forgerons

Ahora sí, cruzamos el puente en dirección sur siguiendo la Rue du Géneral de Gaulle en busca de una nueva casa con historia, la casa natal del Doctor Albert Schweitzer, destacado médico, filósofo, músico y teólogo, Premio Nobel de la Paz en 1952.

alll248-3
Final de la Rue du Géneral de Gaulle
alll248-4
Casa de Albert Schweitzer

Nos dirigimos ahora hacia un nuevo punto importante, el puente de la Rue du Collège, desde donde se obtiene una nueva panorámica del río Weiss. Desde el agradable paseo que hay hasta allí, el Castillo de Kaysersberg se asoma, imperial, en varias ocasiones.

alll249
Torre del homenaje del Castillo de Kaysersberg
alll249-2
Vista desde el puente de la Rue du Collège
alll249-3
El río Weiss a su paso por Kaysersberg
alll249-4
El puente de la Rue du Collège

Nos adentramos ahora en algunas callecitas cercanas a la Place de la Mairie, el punto inicial de nuestro recorrido, buscando nuevas casas que nos dejen con la boca abierta. Y por supuesto las encontramos…

alll249-5
Esta casa se la “pide” Inma, que lo sepáis…
alll251
Casa fechada en 1458
alll250
Sobrevolando eternamente las casas alsacianas, acomodándose en la cima de los campanarios, el animal que es símbolo de toda la región: las cigüeñas.

Lo último que visitaremos en Kaysersberg será el Cementerio militar en memoria de los soldados muertos de la II Guerra Mundial y la cercana Chapelle de Saint Michel, en cuya cripta se encuentra un osario de 1463.

alll250-3
Cementerio militar, con los viñedos de Kaysersberg como telón de fondo.
alll251-2
Cementerio militar

Cuando uno viene a Alsacia no puede evitar hacerse un ránking mental de los pueblos más bonitos. Para nosotros, si bien Eguisheim estaría en el puesto número 1, Kaysersberg subiría sin ninguna duda al top 3. Ya era hora de regresar a nuestro apartamento en Colmar pero antes, ¿qué mejor manera de despedirse de un pueblo como éste comiéndose un buen helado y jugar con Elia en un parque infantil?

alll251-3
Elia diciendo adiós a Kaysersberg
IMG-20180618-WA0020
Padre e hija pasándolo bomba

Llegamos a Colmar en otros 20 minutos, parando primeramente en un supermercado para realizar la compra para todos aquellos días, ¡había que sacarle partido a nuestra cocina! Llegamos al apartamento a última hora de la tarde, nos duchamos y preparamos una rica cena para los tres.

Mañana tenemos que madrugar porque vamos a visitar… ¡un castillo espectacular!

À demain! Bonne nuit!

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Eguisheim – Turckheim – Kaysersberg

  1. Cada vez entro a ver tu post me gusta más, y las fotografías ni te cuento.
    Ya sabía que te iba a gustar Eguisheim, sobre todo la Rue du Rempart. Es espectacular.
    Estoy deseando ver tu próxima entrada, toca el castillo y Riquewihr, verdad? Además visitas otros pueblos que nosotros no pudimos ver!!
    Muchas gracias por acordarte de mis post y valoraciones, no sabes la ilusión que me hace.
    Un abrazo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s