Irreal Venecia

Día 1

Cogemos puntualmente el avión de la compañía Vueling que nos lleva del aeropuerto de Barcelona hasta Venecia, una de las ciudades más bellas del mundo.

venecia3
Esperando en la puerta de embarque a nuestro avión con destino a Venecia

En aproximadamente 1 hora y 45 minutos llegamos al Aeropuerto Venecia Marco Polo desde donde cogemos el abarrotado autobús que recorre los 13 km de distancia que separan la península de Italia del conjunto de islas que conforman la ciudad de Venecia. Ambas se encuentran unidas por el Ponte della Libertà, única vía de acceso posible por carretera y por tren.

La primera y única vez que Rafa había visitado Venecia, durante un programa universitario de intercambio en el que había vivido durante un mes en Verona, había llegado hasta allí en tren y también cruzó este mismo puente hasta llegar a la estación, la Stazione Santa Lucia. Nunca olvidaría la primera visión que tuvo de la ciudad al salir de la estación, se quedó literalmente sin palabras ante la belleza irreal de una ciudad que había visto tantísimas veces en fotografías. ¿Realmente estoy aquí o se trata de un sueño?, un pensamiento muy similar al que tuvo Inma minutos después de que nuestro autobús se detuviera en Piazzale Roma, la plaza de autobuses más importante de Venecia.

Nuestro hotel, el Locanda Ca’ Lucrezia, se encontraba a muy pocos minutos de allí, concretamente a menos de 10 minutos, justo al lado de la estación Santa Lucia. Como curiosidad, el puente que comunica el Piazzale Roma con la estación es el moderno Ponte della Costituzione, diseñado por el español Santiago Calatrava. Llegamos aproximadamente sobre las 17h de la tarde y enseguida hicimos el check-in. De entre toda la inmensa oferta de alojamientos de Venecia, elegimos el Ca’ Lucrezia debido a su excelente ubicación. Dejamos muy rápidamente nuestras maletas en la habitación, ¡teníamos muchas ganas de comenzar a visitar la histórica ciudad de Venecia!

Como teníamos todo el día de mañana para visitar la ciudad, decidimos dedicar lo que quedaba de aquella tarde a dar un paseo sin prisas, dejándonos llevar por la magia y el encanto de Venecia, pasando por algunos de sus lugares más emblemáticos, como el Ponte Rialto, la Piazza San Marco, el Ponte dei Sospiri, los mismos que visitaremos mañana con algo más de detalle.

venecia5
El Gran Canal visto desde el Ponte Rialto
venecia4
El Gran Canal visto desde el Ponte Rialto

 

 

venecia8
Piazza San Marco
venecia9
Lateral de la Basilica de San Marco
venecia10
Palazzo Ducale
venecia11
Puerto de Venecia, con la Basilica de San Giorgio Maggiore al fondo

 

 

Inma debió de sufrir un síndrome de Stendhal en toda regla, pues se mareó mientras contemplábamos el Ponte dei Sospiri (Puente de los suspiros). Según su versión, el mareo se debió al intenso calor de agosto y la acuciante marea de turistas que nos rodeaban. Todo es cuestión de perspectiva…

Mañana nos dedicaremos a conocer más en detalle todo aquello que habíamos visto pero antes y para terminar bien el día, unas buenas pizzas para cenar, como no podía ser de otra manera en la bella Italia.

 

 

Día 2

Nos levantamos prontito dispuestos a aprovechar bien el día. La recepcionista del Ca’ Lucrezia nos sirve el desayuno en el pequeño comedor y nos dirigimos hacia nuestro primer destino del día, la Basilica di Santa Maria dei Frari.

Basilica di Santa Maria dei Frari

Tardamos solo 10 minutos en llegar, deleitándonos con algunos de los más de 350 puentes que cruzan las 118 islas que conforman Venecia.

venecia16
Canal de Venecia
venecia17
Puente de Venecia

La Basilica dei Frari (Basílica de los frailes) es una de las iglesias más grandes y sorprendentes de la ciudad, terminada en el siglo XV. Nuestra visita a este lugar estaba ampliamente justificada, queríamos ver los mausoleos de dos grandes artistas italianos que se guardan en su interior, Canova Tiziano, que son en sí mismas dos obras escultóricas de primer orden. Pero no son las únicas obras de arte que guarda un riquísimo y soberbio interior y que contrasta con un sencillo exterior. Una visita sin duda muy recomendable para los amantes del arte, ¡como nosotros!

venecia18
Santa María dei Frari

Scuola Grande di San Rocco

Muy cerca de allí se encuentra la Scuola di San Rocco (entrada 10€ por adulto), del siglo XVI, antigua sede de una asociación veneciana religiosa creada para asistir a los pobres y los enfermos, aquella que encargó al grandísimo pintor de Renacimiento Tintoretto la decoración de las tres salas del edificio (Sala dell’Albergo, Sala Capitolare y Sala Terrena)  elaborando un programa iconográfico basado en la vida del santo Roque, incluyendo paredes y techos, tarea que tardó 24 años en completar, entre 1564 y 1588. Una experiencia realmente sobrecogedora.

En la misma plaza, se ubica la Iglesia de San Rocco, de entrada gratuita.

 

 

Ponte Rialto

Nuestro siguiente destino es el puente más antiguo de Venecia, y probablemente también el más famoso. Desde San Rocco tardamos aproximadamente unos 15 minutos caminando entre infinitos canales y variopintas tiendas de antigüedades y máscaras, que nos recuerdan que estamos en la ciudad donde se celebra uno de los carnavales más importantes del mundo.

venecia21
Máscaras de Venecia

Cruzado por millones de turistas al cabo del año, el Ponte Rialto es el más espectacular de los cuatro que pasan por encima del Gran Canal. El puente fue construido entre 1588 y 1591 sobre un diseño del arquitecto Antonio Da Ponte, quien ganó el concurso que debía decidir quién se encargaría de sustituir el antiguo puente de madera que se había derrumbado años atrás. En el concurso, Da Ponte se impuso a otros aspirantes como el mismísimo Miguel Ángel.

venecia22
Ponte Rialto al fondo, con el Mercado Rialto a la izquierda, donde ya se vendía fruta fresca desde finales del siglo XI
venecia23
Su estructura imita aquella que tenían sus predecesores de madera

Piazza San Marco

Desde el Ponte Rialto hasta la plaza más importante de Venecia, la Piazza San Marco, bautizada por el mismísimo Napoleón como “el salón más bello de Europa”, hay menos de 10 minutos a pie. Desde luego, es una de las plazas más hermosas de todo el continente, eso es innegable. La primera vez que la ves, te preguntas: “¿cómo puede ser tan bonita?”.

venecia28
Piazza San Marco, con la Basilica de San Marco y el Campanile

Aunque fue proyectada siglos antes, fue en 1177 cuando adoptó su forma y tamaño actual, con 180 metros de largo y 70 metros de ancho. La Piazza San Marco no solo es el corazón de la ciudad sino también su lugar más bajo, razón por la cual es precisamente aquí donde antes tiene lugar el curioso fenómeno de la “acqua alta”. No debemos olvidar que Venecia es un conjunto de islas, por lo que cuando la marea sube, la plaza queda completamente inundada y las autoridades locales se ven obligadas a colocar unas pasarelas para que puedan transitar los ciudadanos y visitantes.

Existen muchos detalles que hacen de la Piazza San Marco un lugar único, como por ejemplo la Torre dell’Orologio, la torre del reloj más importante de la ciudad. Sin embargo son tres los edificios que destacan por encima de todos los demás: la Basílica de San Marco, el Campanile y el Palazzo Ducale.

Basílica de San Marco

El templo religioso más importante de Venecia es la imponente Basílica de San Marco, una de las catedrales más hermosas de Europa por derecho propio. Aunque su entrada es gratuita, acceder a la basílica requiere de una gran paciencia ya que prácticamente a cualquier hora encontrarás una larga cola de gente esperando para entrar. Nosotros tuvimos que esperar bastante ya que estamos en pleno verano. Pero creednos, el tiempo que esperéis siempre merecerá la pena ya que el interior, repleto de mosaicos dorados del siglo XIII representando escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento, es sencillamente precioso. Lastimosamente no te permiten sacar fotos en el interior.

venecia29
Las 5 cúpulas bizantinas de San Marco datan del siglo XII

La basílica de inspiración bizantina que podemos ver hoy en día fue construida en el siglo XI sobre otra más antigua del siglo IX, edificada para albergar el cuerpo del santo San Marcos, traído desde Alejandría y patrono de Venecia desde el año 828. La iglesia estuvo sometida al Dux (Duque) en su función de capilla palatina hasta el año 1807, año en que pasa a ser catedral.

venecia25
Entrada al templo

Como detalle interesante, en la terraza de la fachada principal se alzan cuatro caballos de bronce que son una copia de los originales que se encontraban en el hipódromo de Constantinopla (obtenidos como botín durante la cuarta cruzada en 1204) y que se exponen en el Museo de San Marco. Otros tesoros expoliados durante el saqueo de Constantinopla son la escultura de los Cuatro Tetrarcas y los esmaltes superiores del Pala d’Oro (retablo de oro), una auténtica joya del arte gótico veneciano.

venecia26
Se supo que los Cuatro Tetrarcas provenían del Palacio Imperial de Constantinopla cuando se descubrió que el pie que le faltaba a uno de ellos se encontró entre los restos arqueológicos del Gran Palacio, en la ciudad de Estambul.

Campanile

Justo enfrente de la fachada de San Marco se alza el punto más alto de la ciudad, el Campanile, una torre que en origen servía como faro para los navegantes al mismo tiempo que campanario. Tras varias restauraciones, adquirió su aspecto actual a principios del siglo XVI, aunque curiosamente la torre que podemos admirar hoy en día es una obra del año 1912, después de que se derrumbara 10 años antes.

Aunque nosotros no lo hicimos, es posible subir hasta la cima (entrada 8€ por adulto) para obtener unas vistas magníficas de toda la ciudad. A Rafa le resultaba especialmente familiar esta construcción, pues su ciudad, Barcelona, la cogió como inspiración para levantar sus dos “torres gemelas venecianas” como acceso al recinto de la Exposición que la ciudad condal celebró en 1929.

venecia27
Campanile de Venecia

Antes de seguir visitando esta extraordinaria ciudad, necesitábamos un descanso y llenar la panza, de modo que nos dirigimos a un restaurante cercano para reponer fuerzas. Una buena pizza y una lasaña que nos supieron a gloria.

Palazzo Ducale

Ya podíamos continuar con nuestra aventura veneciana. Esta vez tocaba el turno de entrar en el Palazzo Ducale, situado en el extremo oriental de la Piazza y adjunto a la Basílica de San Marco. A lo largo de los siglos sirvió como residencia de los duques, sede del gobierno y de la corte de justicia, y más tarde como prisión de la República de Venecia.

venecia30
Fachada del Palazzo

Sobre el primer edificio del siglo X y XI se fueron sucediendo las diversas modificaciones durante siglos posteriores. En esencia esta obra arquitectónica combina ricos elementos bizantinos, góticos y renacentistas. Las distintas estancias están organizadas entorno a un espléndido patio central de dos pisos de arquerías.

venecia31
Patio central
venecia32
Patio central

La visita del Palazzo Ducale (¡entrada 20€ por persona!) nos sorprendió gratamente y sin duda lo mejor nos esperaba al final. Después de admirar boquiabiertos el apartamento del Duque, las salas de votaciones y la armería, en las que encontramos numerosas obras de pintores de la talla de Bellini, Tintoretto, Veronés o Tiziano, artistas muy ligados a la ciudad, llegamos a la zona de las prisiones. Un estrecho y húmedo pasillo nos conduce por los diversos calabozos donde, entre otros condenados, estuvo preso el mismísimo Giacomo Casanova, personaje más emblemático de la ciudad, que escapó por los tejados en 1756.

venecia34
Una de las celdas

Conectando el Palazzo Ducale con el edificio destinado a la antigua prisión de la Inquisición (Piombi), atravesamos el interior del… ¡Ponte dei Suspiri! Aquel que habíamos visto desde fuera en el día de ayer. Se dice que su nombre se debe a los suspiros de los presos cuando observaban por última vez el mundo exterior a través de las pequeñas oberturas de las angostas ventanas del puente. Una visión extremadamente bonita, todo sea dicho de paso.

venecia33
Última visión que tenían los presos, en el interior del Ponte dei Suspiri

¡Menuda maravilla, el Palazzo Ducale!

La Fenice

En menos de 10 minutos ya estamos contemplando la fachada de uno de los teatros de ópera más importante del país y de toda Europa, la Fenice. En ella se han estrenado muchas de las más grandes y eternas óperas italianas de todos los tiempos, obras de Bellini, Donizetti o Verdi. Su nombre hace referencia al Ave Fénix ya que su construcción en 1792 representó un resurgimiento del que era el teatro más importante de la ciudad, el Teatro San Benedetto, víctima de un devastador incendio.

venecia35
Teatro La Fenice

Soñamos con poder asistir algún día a alguna ópera en este lugar mítico de nuestro amado mundo de la ópera, pero dentro de unos días tendremos la oportunidad de asistir a un auténtico espectáculo operístico único en el mundo.

Colección Peggy Guggenheim

Para llegar a nuestro siguiente destino tuvimos que atravesar nuevamente el Gran Canal por encima del Ponte dell’Accademia, muy cercano al museo de pintura veneciana más importante del mundo, la Galleria dell’Accademia. Rafa tuvo la oportunidad de visitar este templo del arte en su primera visita a Venecia, cuando disfrutaba de su estancia universitaria de intercambio en Verona, y fue allí por una razón principal: admirar uno de los cuadros más enigmáticos de la historia del arte, La Tempestà de Giorgione.

venecia40
De camino a nuestra siguiente visita

En esta ocasión preferimos no entrar y conocer otro museo, este mucho más moderno, la Colección Peggy Guggenheim (entrada 10€ por adulto).

venecia41
Colección Peggy Guggenheim
venecia36
Inma posando en el balcón de la entrada del museo

Situado en el Palazzo Venier dei Leoni, este museo fue creado por la conocida coleccionista americana Peggy Guggenheim, quien dedicó su vida a hacerse con obras de jóvenes talentos emergentes que luego se convertirían en grandes figuras del arte moderno, como Picasso, Dalí, Duchamp, Braque, Mondrian, Kandinsky, Miró, Klee, Magritte, Modigliani, Ernst, Rothko o Pollock. Una auténtica experiencia para los amantes del arte como nosotros.

 

 

Era la hora de regresar al hotel y buscar sitio para cenar, la manera más rápida era coger el vaporetto, el medio de transporte acuático más común en Venecia si consideramos que el servicio de góndolas está principalmente destinado a los incautos turistas que pagan altas cantidades por vivir una experiencia inolvidable.

venecia43
Una de las paradas del vaporetto

No se lo digáis a nadie pero no pagamos el ticket de nuestro vaporetto ya que nos vimos literalmente absorbidos por la marea humana que accedía. Rezábamos por que no apareciera ningún revisor, aunque sinceramente, nos hubiera extrañado muchísimo que alguno hubiera podido entrar en el autobús acuático, ¡porque todos estábamos como sardinas en lata! Durante el breve trayecto pudimos disfrutar de la experiencia de pasar por debajo del Ponte Rialto.

venecia
Viajando en vaporetto
venecia44
Pasando por debajo del Rialto

Una vez en el hotel salimos a buscar lugar para cenar pero lo cierto es que no teníamos ganas de volver a comer pasta… ¡así que cenamos en un chino! Último paseo nocturno por la ciudad de los canales, con heladito incluido (aquel iba a ser el viaje de los helados, ¡sin duda!) y regresamos al hotel para descansar.

venecia42
¡La noche es nuestra!

Mañana tenemos que madrugar para visitar otra gran ciudad de la región del Véneto, Pádua, a la que iremos en tren desde la estación de Santa Lucia.

Buona notte!

SIGUIENTE ETAPA. DÍA 3