Aterrizamos en el aeropuerto de Praga por la tarde, cogemos el tren que nos llevará directamente a una estación cercana a nuestro fantástico Hotel General. Ante nuestro asombro, nos dan una de sus suites más amplias, la cual consta de un dormitorio, un largo pasillo, un salón y… ¡dos cuartos de baño! A cuál más grande… Rafa no puede contener las ganas de sacar fotos para el recuerdo…

praga1

Suite del Hotel General

Disponemos de nuestra primera tarde en Praga para dar un primer paseo de reconocimiento, de modo que después de dejar las maletas en el hotel nos dirigimos caminando hasta el Puente de Carlos, uno de los más célebres de Europa y posiblemente el monumento por excelencia de Praga.

praga5

Puente de Carlos

Su construcción se debe al Rey Carlos IV en el siglo XIV y con sus más de 500 metros de longitud comunica la Ciudad Vieja con el barrio Malá Strana. A ambos lados del puente encontramos diversas estatuas, la más popular la de San Juan Nepomuceno, quien fue arrojado al río Moldava en 1393 por orden de Wenceselao IV. Hoy en día los turistas piden deseos colocando la mano izquierda en la base de la estatua.

praga4

Estatua de San Juan Nepomuceno

Una vez cruzado el puente nos adentramos en el pintoresco casco histórico de la ciudad, una delicia en todos los sentidos. Justo antes de llegar al corazón de la Plaza de la Ciudad Vieja, nos topamos con el Reloj Astronómico, situado en el edificio del Ayuntamiento, uno de los relojes medievales mejor conservados del mundo. Construido por el maestro relojero Hanus en 1490, fue perfeccionado por Jan Taborsky un siglo después. La leyenda cuenta que los concejales dejaron ciego a su creador Hanus para que éste no pudiera volver a repetir su fantástica obra.

El reloj se compone de tres partes, un calendario que representa los meses del año mediante pinturas realizadas por Josef Manés, el reloj astronómico propiamente dicho, y las figuras animadas que desfilan puntualmente cada hora en punto en las ventanas superiores. Además de los doce apóstoles, aparecen las figuras alegóricas del turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte. Resulta increíble cómo los turistas se agolpan en las inmediaciones para ver el espectáculo cada hora en punto.

praga6

Reloj Astronómico

Ya en la Plaza de la Ciudad Vieja, el centro de la vida pública de Praga desde la Edad Media, admiramos la fachada de muchas de las edificaciones y monumentos que visitaremos con algo más de tranquilidad durante estos días. Tenemos hambre y decidimos tomarnos un dulce típico en uno de los muchos puestos de la plaza.

Desde allí continuamos hasta la Torre de la Pólvora, una de las entradas que formaban parte de la antigua muralla fortificada a la Ciudad Vieja. Levantada en 1475, fue reconstruida un siglo después debido su destrucción en un devastador incendio. A partir del siglo XVII fue utilizada como almacén de pólvora, debido a lo cual adquirió su nombre actual.

praga8

Torre de la Pólvora

Justo al otro lado de la torre, se encuentra la fabulosa Casa Municipal, un acentuado contrapunto de estilo arquitectónico. En este edificio, uno de los más destacados de estilo Art Nouveau de toda la ciudad, tuvo lugar la proclamación la histórica proclamación de la independencia de Checoslovaquia en 1918. Nosotros admiramos su bella fachada y entramos a ver el fabuloso vestíbulo pero no realizamos la visita guiada a su interior debido a que ya era demasiado tarde… Para otra ocasión queda.

praga9

Casa Municipal

Ya casi de noche, volvemos sobre nuestros pasos y llegamos a la orilla del río, desde donde tenemos una preciosa panorámica del castillo de Praga, una admirable maravilla que visitaremos mañana.

praga10

Panorámica del río Moldova con la silueta del castillo al fondo

Antes de llegar al hotel, nos detenemos a admirar una de las joyas modernas de la ciudad, la denominada Casa Danzante (Dancing House), edificio proyectado por Frank Gehry y Vlado Milunic en 1997. Lo cierto es que no conocíamos la existencia de esta casa de estilo deconstructivista y que descubrimos casi por casualidad. El edificio representa un baile entre dos cuerpos arquitectónicos, por ello se le conoce cariñosamente como “Fred y Ginger”. Creednos, merece mucho la pena acercarse a contemplar esta alocada ruptura visual en la armonía estética del lugar.

praga11

Cenamos en un italiano cerca del río y volvemos al hotel a descansar, satisfechos de nuestro primer tour por Praga.

¡Mañana toca visitarla con más detalle!

SIGUIENTE ETAPA DÍA 2