¡Buenos días! Y qué mejor manera de comenzar nuestra aventura de hoy que con el mejor de los desayunos, el que nos preparan Michelle y su marido David. Todo casero y delicioso, nos va a costar despedirnos de esta maravilla de casa. Y también de las vaquitas, así que mientras nos alejamos les echamos unas cuantas fotos de recuerdo.

Las vaquitas nos dan los buenos días

Mientras nos dirigimos de nuevo a Dunnottar Castle repasamos el itinerario de hoy. Nos espera el tramo más largo, el que va desde Stonehaven hasta Elgin. Allí veremos la popular catedral y después visitaremos Cawdor Castle, durmiendo finalmente en Inverness.

Itinerario

Hoy tenemos otra luz diferente para volver a contemplar Dunnottar Castle pero como no queremos perder demasiado tiempo, nos dirigimos directamente a su interior, el cual disfrutamos enormemente a pesar del viento y el frío de esta mañana.

Interior de Dunnottar Castle

Nos queda un largo camino por delante, así que vamos tirando millas con nuestro cochecito. Son dos horas de camino hasta Elgin pero no se nos hace nada largo el camino porque hoy es domingo y no encontramos nada de tráfico. Cuando llegamos a la ciudad nos dirigimos directamente a la catedral, no sin antes parar a comprar provisiones en un supermercado y hacer un pequeño picnic dentro del coche.

La catedral de Elgin resulta majestuosa. Puedes entrar libremente con tu Explorer Pass y si encima tienes la gran suerte de verla sin nadie más a tu alrededor (o eso creíamos), la visita resulta de lo más agradable.

Catedral de Elgin: apodada “la linterna del Norte·, su construcción finalizó a finales del s. XVIII. Su sala capitular octogonal, la cual representa una característica única en las catedrales de Escocia, se conserva casi intacta.

Al visitarla nos recuerda levemente a la catedral de St. Andrews, solo que esta se encuentra en un estado algo menos ruinoso. Mientras yo me subía a la torre, Inma comenzó a explorar el interior. Pensaba que estábamos solos en todo el recinto, pero de repente vio a una mujer que leía un libro sentada encima de una tumba del cementerio anexo a la catedral. ¡Menudo susto se llevó la pobre! ¡Y yo encaramado en la torre! Resulta curioso, pero los escoceses conciben a los cementerios de una manera muy distinta a la nuestra. Para nosotros resulta un lugar tenebroso, al que debemos marginar de nuestras ciudades; para ellos en cambio los cementerios son lugares donde pasar un momento de tranquilidad, una especie de parque para relajarse. Vamos, que a los escoceses el baile de los muertos del Thriller de Michael Jackson seguramente no les resultó tan aterrador…

Interior de la Catedral de Elgin

Una vez pasado Elgin nos dirigimos a Cawdor Castle y llegamos en unos 45 minutos. Este castillo se encuentra justo al lado de lo que nos pareció una especie de club de golf bastante amplio. Hogar de la familia Cawdor hasta nuestros días, se ha mantenido durante más de 600 años y está repleto de hermosos muebles, retratos y tapices. Una señora muy simpática nos dio la bienvenida y entramos primero a ver el interior y más tarde los jardines. A nuestro juicio este castillo resulta mucho más bonito por fuera que por dentro, y su mayor atractivo reside en el paseo que puedes dar por los jardines, ¡sin duda muy recomendable!

Cawdor Castle

Nuestro último destino de hoy es Inverness, la ciudad que da comienzo al famosísimo Lago Ness, que visitaremos mañana, ¡qué ganas teníamos! Nos plantamos allí en menos de 25 minutos. De momento, llegamos al B&B a dejar las maletas antes de dar un paseo por la ciudad y salir a cenar. El B&B de hoy es bastante conocido por la zona y acudíamos a él con muy buenas referencias y expectativas (como todos los B&B del recorrido), sin embargo nuestra experiencia en el An Grianan no fue del todo buena. Tuvimos una acogida bastante agradable por parte de su dueña, Terri, sin embargo la limpieza de la habitación y en conjunto de todo el establecimiento dejaba bastante que desear.

No sé si inducidos por la primera impresión del An Grianan (no dudamos de su reputación, pero para ser honestos quizás para nosotros fue sin duda el menos bueno de todos los B&B donde nos alojamos), lo cierto es que nuestro paseo por Inverness tampoco fue gran cosa. Solo os diremos que, después de dar vueltas y vueltas, acabamos cenando en un McDonalds debido a que todos los restaurantes, o estaban al completo o te pedían haber reservado previamente. Para que no se diga, al menos pondremos una fotico de Inverness.

Castillo de Inverness

Mañana vamos al Lago Ness y eso siempre es motivo de alegría. ¡Buenas noches!

SIGUIENTE ETAPA DÍA 5