• Castilla y León,  MONUMENTO,  PUEBLO BONICO

    De los avatares de una princesa noruega en Burgos y Covarrubias

    Dicen las crónicas que una vez las tierras de Castilla vieron llegar, acompañada de su séquito, a una princesa noruega. Imaginad el impacto sin precedentes y el revuelo que tan exótica presencia debió causar en la sociedad castellana del siglo XIII. Allí la princesa debía casarse con el infante don Felipe, hermano del rey castellano Alfonso X el Sabio. Burgos fue una de las ciudades por las que pasó, y después de morir, sus restos pasaron a descansar eternamente en Covarrubias, cuya belleza nos atrapó irremediablemente, obligándonos a variar nuestra hoja de ruta inicial. ¿Quieres conocer la historia de la princesa Kristina?